10.6.11

Hermana mayor

Cuando la conocí, con 1 mes de vida, apenas sobresalía de la palma de mi mano, calentita, peluda, ojitos brillantes, fue un flechazo, me decidí! y fue una de las mejores decisiones de mi vida.

He conseguido tener una perrita supereducada, obediente, cariñosa y feliz, resultado de mi constancia en su educación y de un buen amigo etólogo (sí, a lo Cesar Millán) que me recomendó el libro: El perro: educación y cuidados, que viene con un DVD La educación del cachorro. Realmente estupendo y práctico.

No os podéis imaginar la cantidad de gente que estando embarazada me decía:
-Que pena! Que vas a hacer con ella cuando nazcan los bebés? ???????????
Dando a entender que lo lógico sería regalarla o peor aún, abandonarla!...........En que mundo vivimos!
- Que qué voy a hacer! Pues mira, quererla tanto o más que hasta ahora, preocuparme de que no sienta celos de los bebés, extremar su higiene y medidas sanitarias y educar a los bebés en el respeto y amor hacia los animales!

Algún consejo si introducís nuevos "cachorros" a la manada familiar:
- Esencial que el perro ya esté bien educado de antes.
- Ser tajantes, las cosas de los bebés no se tocan, nunca, eso sí, estaremos encantados de jugar con su pelota favorita. (Es más difícil enseñar a los bebés que las cosas del perro no se tocan, pero todo se andará).
- Ya se que suena asquerosillo, pero se recomienda dejar pañales, empapadores, objetos desechables que hayan estado en contacto con el bebé al alcance del perro, le permitirá reconocer olfateando a los nuevos integrantes de la manada. (Si esto se puede hacer antes de que lleguen los bebés a casa, mejor que mejor).
- Gestionar bien el cariño que le proporcionamos.
Un error muy frecuente es atender al perro cuando tenemos tiempo libre y los bebés están durmiendo, de esta forma el perro asimila que los bebés le alejan de su líder (nosotros).
Hay que hacer todo lo contrario por difícil que parezca, le hacemos caso cuando están los bebés delante (yo le tiraba su muñeco con el pie mientras daba biberones) y le ignoramos si no están los bebés (lectura: sin bebés no hay juego).

Cómo ha llevado ella la llegada de los bebés? Va por fases:
1º) Tras varias semanas sin verme se puso loca de contenta, los bebés eran lo de menos, con tantas visitas en casa debió pensar que su estancia era pasajera.
2º) Asumió que habían venido para quedarse y aunque es buena, buenísima, se la veía triste, apática, hasta pensé que estaba enferma! (ha bajado su escala en la jerarquía familiar 2 posiciones, y eso seguro que duele).
3º) Vuelve a integrarse en la vida familiar, me ve tirada por el suelo con las mantitas de juegos y tímidamente se anima a participar
4º) Totalmente integrada, les lanzo la pelota y van los 3 a por ella! (y yo detrás para que sólo la coja el perro)

No hay comentarios: