11.1.12

...y vuelta!

El 13 de enero de hace 6 años nació mi sobri pequeña (E) y creo que algo de culpa tengo yo con la fecha, pues después de año nuevo, me fuí a verles y como era la primera vez que estaba en ese país, mi cuñada, embarazadísima y con ciática se deshizo en atenciones y me hizo de guía turísta de su ciudad y alrededores! (que inconsciente de mi parte permitirle ese tute a mi cuñada tal y como estaba, de cuantas cosas como esta me he arrepentido con el tiempo! pero a veces uno no se da cuenta de las situaciones hasta que las vive en carne propia!).

En fin, sea como fuere, a la semana siguiente de mi visita, nacía mi chiquitina con un mes de antelación, bajo peso y toda amoratadita por una doble vuelta de cordón. Yo no pude estar allí. :-(

Mi hermano me envió una foto que no puedo olvidar, tardaba en abrirse en mi ordenador y lo primero que pude ver de ella fue un dedito, tan chiquitín! poco a poco fue apareciendo todo lo demás, bendita ciencia que nos permite estar cerca aun estando lejos!

Cuando la peque estuvo mejor y pudieron viajar, por fín la ví, estaba calladita, dormidita en su capazo, pasando desapercibida ante el bullicio del reencuentro familiar, MI SOBRI.

Era de esos bebés que te dan ganas de llevartelos, con cara de angelito, de los que comen, duermen, no lloran, creo que mi cuñada registraba mi maleta después de cada encuentro pues veía claramente mis intenciones de raptarla, y es que con E. se despertó salvajemente mi instinto maternal.

E. me enseñó que el amor es infinito, pensaba que sería imposible querer a nadie más que a mi sobri mayor, sin saber lo equivocada que estaba. Con ellas además aprendí algo que ahora me está resultando muy útil y es a desdoblarme para tratar de hacerles llegar mi cariño por igual a cada una, no es nada fácil, con edades distintas tienen necesidades distintas, todo un entrenamiento que me ha venido fenomenal ahora con mis peques.

E. es una dulce niña de ojos inmensos y pestañas infinitas, cuando nos vemos se le ilumina la cara de felicidad, "Tíaaaaaa!"es totalmente achuchable, receptiva, listísima (me corrige la pronunciación del inglés! jajajaj), sabe valorar lo verdaderamente importante (le compras algo y casi se enfada, "tía, otro regalo? si ya me diste uno el otro día!").

Adora a sus primitos y se turna con su hermana para jugar con ellos, "me pido a nene", "ahora me toca nena", cuando se fueron a penas le salían las palabras del sentimiento que tenía, "es que creo que voy a echar mucho de menos a los primitos"(entre lágrimas) "me puedo llevar este juguete para acordarme de ellos?" Tan mona!

Estas navidades les regalé el libro "Adivina cuanto te quiero"de Anita Jeram y Sam  Mc Bratney. Es un libro sencillamente precioso en el que dos liebres (una grande y otra pequeña) tratan de expresar todo lo que se quieren la una a la otra, fue verlo y acordarme de mis sobris!

Después de leer juntas el libro, ya sabes, mi pequeña liebre color de avellana, por más que me quieras tú a mí, (hasta el infinito y más allá! :-)) la TÍA siempre te querrá eso mismo... y vuelta!

Muchas felicidades, princeLsa!

10 comentarios:

Maria dijo...

Que bonito!!! Felicidades a esa niña tan especial!!! Para mi fue muy importante sert tita antes que mamá, pufff yo adoro a mis sobrinos, me han enseñado mucho... Un besito

Trax dijo...

Qué bonita entrada!!
Es increible lo que se puede sentir por un sobrino. En mi caso, solo tengo una. Pero igual que tu sobri, cuando me ve, me mira con esos ojazos, y viene corriendo a abrazarme "titaaa". Yo es que me la como!!
El cuento tiene una pinta estupenda. Me lo apunto para el siguiente regalo.
Besotes.

MamaEncantada dijo...

Que entrada tan bonita. Que suerte tienen tus sobris de tener una tia que les quiera tanto como tu

Laura dijo...

Cómo se añoran cuando están lejos. Recuerdo cuando nació mi sobrina, tumbada me la ponía sobre mí y se dormía, cuando se despertaba y me la quitaban notaba un vacío, un hueco en mi pecho muy dificil de explicar, cuando la tuve que dejar para volver a casa fue horrible, pero es que años después se puso malita y la ingresaron en el hospital y yo me puse a vomitar de la impresión. Y "solo" es mi sobrina, cuando tienes hijos (3 en mi caso) echas de menos disfrutar de los sobrinos, es más difícil atenderlos. Yo tengo la esperanza de que ellos lo entienden. Un beso.

MisMellis dijo...

Qué bonito... y que maravilloso es ese sentimiento hacia los sobrinos que son casi como extensiones nuestras... yo ando liando a mi hermana a ver si la convenzco para que me de un sobrino, pero no hay forma, debe ser que ha visto el estrés de mi vida desde que soy madre y prefiere esperar jejej

Mis Mellizos y Yo dijo...

Jo yo estoy deseando tener algun sobrino de mis hermanos para conocer ese sentimiento desconocido hasta ahora por mi, he oido hablar de ese libro ¡a ver si lo leo¡ Desde aqui felicito a esa preciosa niña en un día tan especial para ella ¡un abrazo¡

Irene dijo...

Has escrito unas palabras preciosas refiriendote a tu sobrina, es super bonito tener esa relación con ella, de tia a sobrina... que envidia sana me das!!! Te imaginas a tu sobrina de mayor manteniendo una super relación contigo... porque esto seguirá muchos años!!

Nenica dijo...

María! seguro que tú también eres una supertía!
Trax, creo que somos muy parecidas en cuanto a la profundidad de las relaciones familiares. Ser tía es lo más! El libro es muy sencillo pero muy bonito, a mi sobri le encantó!
MEncantada, la suerte la tengo yo por tenerlas!
Laura, veo que no soy la única sobrino-adicta! mis sobris cuando se enteraron de que iba a tener a mis nenes me dijeron, "entonces nos vas a querer menos a nosotras??" quererlas menos es impensable, pero es cierto que les puedes dedicar menos tiempo, yo también espero que lo entiendan, por eso este intensivo de navidad me ha venido de maravilla!Mismellis, jajja, mi hermano estas navidades viendo el lío que supone manejar a dos, me decía, "no te preocupes, que te quedan solo un par de años malos", sin darse se daba cuenta de que yo estoy encantadísima con la situación!. Desde fuera debemos parecer caóticas!
MMyYo seguro que cuando tu hermana te de un sobrinito lo vas a querer tantísimo como a los tuyos!

Nenica dijo...

Irene, yo espero que sí, que la relación sea de por vida, y mi objetivo es que los primitos se quieran como si fueran hermanos, y que aunque seamos una familia pequeña este muy unida! y me lo tomo muy en serio, creo que los vínculos afectivos que quedan para siempre se crean en la infancia, por eso me vuelco con ellas todo lo que puedo.

Sofia dijo...

realmente precioso !!!
esos sentimientos son puros e intensos.

ojalá nunca se pierdan.

besos