11.4.12

Discusiones

Ay! Que difícil se ponen a veces las cosas!
Y es que no todo en la vida es de color de rosa! La llegada de mis peques me ha proporcionado la felicidad más grande con la que jamás pudiera soñar, pero también un sin fin de discusiones con papito.
Por cansancio, por estrés, por malas formas, porque cada uno quiere que se hagan las cosas a su manera, por tu madre, por la mía, por todo!
Y tengo una tristeza.....

18 comentarios:

Mamá de dos canijillos dijo...

Ayyy como te entiendo pero siempre recuerda que es mejor discutir sin que los niños lo vean, mas que nada por que son unos listos y la proxima vez iran al que le de la razón, y sobre todo buscar tiempo para vosotros, aunque sean 10 minutitos antes de dormir, y hablar, hablar y hablar.

comunicación ante todo.

Aroa, Martiño y su Abu dijo...

Si yo siempre dije que las discusiones de parejas son o por dinero (falta de él casi siempre, je, je) o por los hijos. Sinó sería una balsa de aceite.
No te entristezcas, verás que con un poquito de buena intención por parte de los dos y mucho diálogo todo se tranquiliza. Besitos de ánimo.

Trax dijo...

Anímate, reina! Que esto también pasará!
Intenta buscar ese ratito, sentarse, hablarlo y llegar a un punto medio.
Un beso fuerte.

Mo dijo...

A veces he pasado por eso con Mr. X y es una caca...Es una sensación muy desapacible, pero sólo quedar intentar encontrar ese término medio tan difíci. Ánimos preciosa.

Mama mimosa dijo...

Seguramente la mayoría de las discusiones se originan por cosas de poca importancia, pero el cansancio o la falta de comunicación hacen que todo se magnifique. Te recomiendo algo muy manido pero útil: contar hasta 10 antes de que la cosa vaya a más. Y sobretodo, hablar mucho las cosas. La comunicación es la mejor arma contra el enfado y la falta de entendimiento.

porfinyomisma dijo...

Ay!! Cómo te entiendo...yo llevo dos o tres dias que discutimos por casi todo lo relacionado con los niños... Y lo que cansa...te chupa la energía....pa que luego digan que los hijos unen... ;o)
Besito, guapa..y no te preocupes que donde hay amor y respeto siempre se llega a un acuerdo...

unaterapeutatemprana dijo...

Ay, estos hombres...paciencia, paciencia, paciencia. Muchísimo ánimo.
Un besito.

MisMellis dijo...

No te imaginas como te entiendo... nuestras discusiones vienen propiciadas por sus padres principalmente, por la forma que tienen de desautorizarnos e ignorarnos y por la costumbre de no aparecer por aquí y ver a los niños de guindas a brevas y encima teniendo yo que cambiar mis planes... el cansancio es terrible, hace que se discuta por todo y las formas de ver la educación de los niños más de lo mismo.
Los hijos no unen y si encima son dos a la vez.... en fin paciencia y ya tendrás un día mejor.

Maria dijo...

Es que los momentos de tensión son de mas tensión, la casa, los niños, el trabajo, las familias, los compromisos... Pufff a nosotros nos vino muy bien en un momento determinado quitarnos de "obligaciones" externas, de andar de un sitio para otro para contentar a la gente, decidimos que nuestro tiempo era nuestro. Para las tareas de la casa cogimos a una señora 3 horas a la semana para que quitara lo mas gordo y lo demás mas o menos repartido, ah y cada uno se "ocupa" de gestionar a su familia... Animo corazon, son rachas, sentaros y hablar de como os sentís cada uno, eso siempre ayuda a saber como esta el otro... Un besazo

Anónimo dijo...

no se cual habrá sido la causa de esas discusiones, pero a veces los papás se comportan como otro niño más y no entienden que hay que hacer cosas que no apetecen o que deben atender a los niños aunque estén cansados del trabajo. Muchas veces las madres nos cargamos de obligaciones y responsabilidades y ellos nos las van dejando por que les es más cómodo y claro llega un punto en que una no puede más y cualquier tontería desencadena una discusión. Animo, eso nos ha pasado (y pasa) a todas. Intentad hablarlo con calma, cuando ya no haya enfado y buscar las causas para poder arreglarlo. Un beso

Laura dijo...

Vamos Nenica, sin esa discusión no hay reconciliación, eso sí, es mejor serenarse antes de entrar en casa para que la vida con tus hijos y tu marido sea la que es maravillosa, y aparques el cansancio y los malos rollos fuera de casa. Antes de entrar en casa sonríe! Dentro está la felicidad.
Un beso enorme.

mamá de un bebote dijo...

ése es el pan nuestro de cada día...unas veces todo es un caos y otras veces vuelves a estar genial con tu pareja.....
a veces parece que todo va a estallar y otras veces lo tomas todo con más tranquilidad, unas veces le matabas, y otras prefieres no entrar al trapo....

Irene dijo...

Como te entiendo... desde que nacio mi peque es casi mi dia a dia... hasta nos hemos llegado a plantear irnos cada uno por nuestro lado, ahora parece que se ha tranquilizado todo el ambiente... No sé que consejo darte, en mi situación hemos cedido cada uno un poco, el hecho de ver al otro ceder ayuda a pensar que te esta entendiendo. Los hombres lo ven todo de forma diferente y ademas no se ponen en nuestro lugar, pero esto es ley de vida, muy dificil de hacerles cambiar. Mucho animo!!!

Nenica dijo...

No sabéis como agradezco todos vuestros comentarios!
Entre "otras cosas" tenemos enfoques muy distintos acerca de la crianza de nuestros hijos, a mí no me resulta difícil ceder en las cosas que no me importan demasiado, pero me cuesta un mundo tratar de seguir unas directrices que no comparto, o sentirme juzgada todo el rato.
En fin, esto pasará, y volveremos a estar bien, pero como hay un mal de fondo, también se que se volverá a repetir.

mamadejulio dijo...

Animo guapa!!! Es normal tener discusiones nunca se esta de acuerdo al 100%, pero todo pasa, ya lo veras.

Un abrazote

Mis Mellizos y Yo dijo...

Es que educar de modo conjunto es muy dificil, no conozco ni una sola pareja que no le pase lo mismo así que animo preciosa que todo pasa, un abrazo.

Nenica dijo...

Pues debe ser normal, pero, a que siempre parece que en las casas de los demás estas cosas no pasan?
Y es que nosotros hemos pasado de estar "over the moon" a roces, desencuentros, silencios..., en fin, mañana nos vamos de boda, a ver si con la fiesta nos animamos un poco!
Besos a todas!

Débora #ALATIDOS# dijo...

Será cuestión del tiempo que está revuelto? Porque yo vendo o regalo marido de vez en cuando y mira que lo adoro! jajaja
Ánimo preciosa, como habrás comprobado, esto es algo habitual hasta en las mejores familias! Me refiero a que incluso si una es happy flower como yo, llega el día que necesitas sacar a viva voz lo que has ido acumulando migaja a migaja...
Es consustancial a la naturaleza de ser padres! Y generalmente el origen es sencillo: mujer y hombre no son iguales, no piensan igual y no sienten igual, su cerebro fijo, fijo que no es igual, jejeje.
Pero todo es cuestión de no hacer enorme la bola, de relativizar incluso los enfados como parte de la vida en común, de tratar de entenderse o ponerse ciertas vendas que aceptes como nimiedades...
Besitos mil y mil ánimos! Por si acaso, yo regalo marido en estos momentos también, aunque no sé si es marido o es hijo con 10 años, 2 más que el mío de verdad! Mañana probablemente solicite recuperarlo!