30.9.13

Aquí sigo

Toc, toc... ¿hay alguien ahí?

No se porqué últimamente no tengo muchas ganas de escribir, no se me ha pasado por la cabeza cerrar el blog, puesto que para mí ha sido y es una experiencia fantástica poder compartir tantas cosas relacionadas con la maternidad, y me encanta leer todos los blogs que sigo habitualmente, que son muchísimos (esto no he dejado de hacerlo, pero sí de comentar) es como si siguiera haciendo lo mismo, pero en un segundo plano.

La muerte de Martita fue muy dura para mí, aun lo sigue siendo, es raro el día que no eche unas lagrimillas recordándola, ya sean esas lágrimas que no se ven pero se sienten, o directamente llorando a moco tendido por todo lo que la echo de menos. Lógicamente tampoco estoy llorando a todas horas,  a veces, hasta se me olvida , pero en muchas ocasiones algo me hace recordar que ya no está y me pongo muy triste.

Y es que debo ser una persona muy sensible, o muy sentida, o muy floja, siento que todo me afecta más de lo que debiera. Me gustaría no ser así, tengo cerca el ejemplo de personas mucho más valientes ante situaciones increíblemente más duras, pero no se, supongo que cada uno es como es.

Mis niños fueron finalmente admitidos en el cole que queríamos, el día que me enteré lloré de felicidad. Estoy encantada, con las profes, con el modelo de educación que tienen, encantada de ver a mis hijos entrando felices y sonriendo cuando en casa les pregunto por sus amiguitos. Nena es toda una relaciones públicas, a nene le cuesta más hacer amigos, pero aun así, se que se lo pasa muy bien allí.

A final del curso pasado, nos organizamos las mamás para hacer un regalo muy especial a las profes, les hicimos un cuento superbonito en power point donde salían ellas con todos sus niños. Quedó precioso y nos sirvió para conocernos un poco más entre nosotras. Se ha creado una red de madres que estamos ampliando ahora con todas las mamás de los niños que han entrado este año. Estar implicada en las cosas del cole de mis hijos me hace sentirme más cerca de ellos y además he conocido gente estupenda.

El verano fue sencillamente inmejorable, fuimos 2 semanas a la playa cerca de "la casa de la tía" disfruté a tope de mis sobrinas, recordé lo que es convertirse en una croqueta totalmente rebozada de arena, otra semana en un hotel con gran cantidad de actividades para niños (nuestra primera salida de hotel los 4 juntos), recuperé  el recuerdo encantador del mar menor como un mar vivo, sin medusas,  con  pececitos para pescar, cangrejos, caracolas, conchas....y la última semana con mis suegros en un pueblecito de Castilla con mucho encanto y donde la vida discurre al ritmo de las campanas de la iglesia.

Mis niños llevan más de 4 meses SANOS y felices, entre los recuerdos de verano están frases como "anda la leche!" (por una vez que se me cayeron las llaves (una es así de bien hablada, menos mal porque lo repiten a todas horas y se parten de la risa)), "somos cachorritos de hienas" (secuelas de la película del rey león), "five little monkey jumping on the bed" (canción del verano donde las haya gracias a los campamentos de verano en inglés).

Seguimos con nuestros cuentos de príncipes y princesas, les gustan a los dos cada uno tiene asumido su papel a Nene le encantan los personajes malos (brujas, madrastras, dragones y se siente valiente e importante sabiendo que puede combatirlos). Mi Nena es una auténtica princesa almibarada y me viene fenomenal para cuando tengo que regañarla ".. eso no lo hacen las princesas".

En cualquier caso, los niños son niños, ayer fuimos a comer fuera y en el restaurante, en un descuido, se dedicaron a pasar la lengua de lado a lado por el ventanal al lado de nuestra mesa. Tras llamarles la atención, al rato me doy cuenta que están entretenidos estirando un chicle y liándolo a la pata de la silla. Menos mal que en el cole les educan bien, porque yo soy demasiado blanda y todas estas cosas lo que me dan es ternura y risa.

Por lo demás, hay situaciones en mi vida que no se manejar bien y me están pasando factura, de nuevo me gustaría tener otras habilidades, capacidad de saber pasar página ante determinadas situaciones y tener otra capacidad de reacción ante los momentos de estrés, pero no me resulta nada fácil y me enfado conmigo misma por ser como soy.

Para acabar, contaros que ayer una amiga muy querida, me contaba como había celebrado su 20 aniversario con su marido. Se conocieron en el instituto y se les ve tan felices! 20 años! madre mía! Sin duda, me estoy haciendo mayor!

Besos a todas