27.11.13

Quien me mandaría a mí...

Eso estaba pensando ayer por la noche a las tantas mientras recortaba y recortaba casitas de cartulina, ¿para qué? pues para hacer un estupendo ¡calendario de adviento!

No se si es la maternidad, o seguir a tantas blogeras estupendas con sus fantásticos DIY, o el descubrimiento de pinterest, pero es que ya no es solo que me pongan "deberes" en el cole y trate de salir más o menos airosa del "embolao", es que ahora me lío yo solita!!.

Porque ¿que necesidad hay? yo he vivido sin calendario de adviento toda la vida y he sobrevivido sin ninguna tara (¿o sí?), además a quien quieres engañar, nenica,  nunca has sido ninguna manitas, recuerda que la única asignatura que te suspendieron en el cole fue la pretecnología! pero es que... son tan monos! y les hará tanta ilusión! (¿a ellos o a mí?).

Llevo años queriendo hacerlo (mentalmente la idea me tienta desde que nacieron los peques, pero siempre me pilla el toro!). pero este año, desde que vi el imprimible en pinterest, por las noches me asaltan imágenes bucólicas de estos días previos a la Navidad abriendo felizmente sus casitas y descubriendo su nuevo regalito....., venga va!, nenica! seguro que puedes hacerlo! cortar, pegar y listo! no puede ser más sencillo!

Pero claro, yo no se hacer las cosas de forma sencilla, de pronto esos números se me antojaron feísimos, y acabé tuneando las casitas, el tamaño del imprimible, no daba para meter ni una piruleta, así que decidí que tenían que ser más grandes, y por cierto, no tienen suelo! se les va a caer el regalito! total, que ahí estuve un buena rato rediseñando mis propias casitas!

Empezaba ya a estar algo harta del trabajo que me estaban dando las "dichosas" casitas, pero en un momento de felicidad maternal extrema, decidí contarles mi proyecto a los peques.... ¡error! ¡ya no hay marcha atrás! llevo semanas escuchando la pregunta "¿mami, cuando vamos a hacer el calendario de adviento de casitas? ¡yo te ayudo!"

Total, que se me echa el tiempo encima, el día 1 se acerca vertiginosamente, este finde tengo la boda de una amiga (aun no se que me voy a poner!, el vestido que pensaba descartado porque no me va a caber, imposible postponer más el momento depilación, y peluquería),  voy a ser felizmente invadida por mi familia lo que requiere un mínimo de intendencia (el sábado igual somos 9 personas durmiendo en casa), regalitos que comprar, revisar que tengo colchones y sábanas para todos, hacer la compra para que los desayunos y cenas se parezcan a los de "médico de familia"y...... y encontrar tiempo para terminar el calendario de adviento!

No se como me organizo siempre, pero acabo haciendo todo in- extremis de prisa y corriendo, cuando ayer iba recortando y plegando la casita 18 me acordaba de Baballa, de toda su familia pero sobre todo, me acordaba de los estupendos calendarios de adviento que te venden el el supermercado con la chocolotina ya incorporada y que les hubiera hecho sin duda la misma ilusión.

También debo decir que cuando llegué por fin a la casita 25 me sentí inmensamente feliz.

Aun no se muy bien si poner todas las casitas alrededor de un árbol de navidad pequeñito, ponerlas colgando haciendo una guirnalda navideña o hacer un móvil de casas colgantes a distintas alturas.... se admiten sugerencias.... aun hay tiempo!

Pero mi felicidad una vez acabado de recortar y pegar, no podía ser completa, me asalta una gran preocupación, ¿¿¿¿porque después de haber invertido ni yo misma se cuanto tiempo en esta idea, acabé comprando el pegamento de papel en los chinos de mi barrio????. ¡¡¡¡Se despegarán???? Cruzaremos los dedos!

Besos a todas!